TODO POR EL BALONCESTO: UN DÍA EN EL SEGLE XXI

“¡Valientes!” es el grito de guerra del vestuario del Segle XXI y toda una declaración de intenciones. Las chicas que participan en el programa dejan su vida atrás con tan solo 14 años y se entregan en cuerpo y alma al baloncesto para lograr un objetivo: convertirse algún día en jugadoras profesionales. Llevan el básquet en la sangre y persiguen un sueño. Valientes: no hay otro adjetivo que las defina mejor.

Sénior Segle XXI

Isaac Pujol dirige un entrenamiento del sénior del Segle XXI | Foto: Victoria Mag


Los inicios

El Segle XXI nació en 1985 con el programa ADO original, con el objetivo de subir el nivel del baloncesto femenino y formar una selección competitiva de cara a los Juegos Olímpicos de Barcelona ‘92.

La Operación Siglo XXI arrancó con siete jugadoras, entre ellas, las míticas Betty Cebrián, Carlota Castrejana y Marina Ferragut. En su debut olímpico, quedaron quintas. Pero más allá del resultado, ese diploma olímpico representó el punto de inflexión en la historia del baloncesto femenino español. Se acababa de plantar la semilla; los frutos, en forma de medallas, se recogerían ya entrado el siglo XXI, como bien pronosticaba el nombre del proyecto: desde el 2013, la selección ha subido al podio en todas las competiciones.

Ha llovido mucho, pero hoy día Segle XXI sigue siendo el único centro de alto rendimiento de baloncesto femenino que hay en España, encargado de formar a nuevos talentos, compaginando el deporte con la formación académica y personal. Por sus instalaciones, en Esplugues de Llobregat (Barcelona), ya han pasado más de 200 jugadoras que han contribuido a aumentar el nivel del baloncesto español.

Eterna cantera de la selección española

Sin ir más lejos, cinco de las doce jugadoras que este verano se colgaron el bronce en el Mundial de Tenerife salieron de allí: Alba Torrens, Laura Nicholls, Laura Gil, Queralt Casas y Belén Arrojo. También la última en llegar a la selección, Paula Ginzo, que acaba de debutar en la última ventana FIBA para el EuroBasket 2019.

Paula Ginzo, Laura Gil y Queralt Casas se han formado en el Segle XXI | Foto: FEB

Paula Ginzo, Laura Gil y Queralt Casas se han formado en el Segle XXI | Foto: FEB


Segle XXI es además el centro donde se formaron otras leyendas internacionales como Marta Fernández, Cindy Lima o Lucila Pascua.

¿La clave del éxito? Un plan a cuatro años de trabajo individualizado en el desarrollo técnico, táctico y físico de cada jugadora, a la vez que se las dota de los recursos colectivos necesarios para llegar a la élite del baloncesto. Pero no hay ninguna pócima mágica: aquí lo único que cuenta es el esfuerzo, la constancia y el trabajo. Solo al alcance de las más valientes.

Nuevo organigrama

El proyecto es posible gracias a la Federació Catalana de Bàsquet, la Federación Española de Baloncesto, el Consell Català de l’Esport y el Consejo Superior de Deportes. Después de cuatro años bajo la dirección de Iván Torinos, la temporada 2018-19 marca el inicio de una nueva etapa con Javi Torralba como responsable. “Esperamos que la esencia del programa no cambie. Yo he convivido con Ivan Torinos estos cuatro años y creo mucho en el trabajo que él hacía. La idea es seguir esa línea”, asegura el flamante director.

Sílvia Font y Javi Torralba entrenando al júnior

El director del Segle XXI, Javi Torralba, es también el entrenador del júnior, junto a Sílvia Font| Foto: Victoria Mag


El día a día

En el programa participan 24 chicas que viven en la residencia Blume, en Esplugues de Llobregat, donde estudian y entrenan. ¿Pero cómo es su día a día? Desde Victoria Mag, nos desplazamos hasta allí para comprobarlo.

Como buen anfitrión, Javi Torralba nos muestra las instalaciones: el pabellón, el gimnasio, la piscina, el instituto y la residencia se encuentran a una distancia de menos de dos minuto andando. “Un programa de estas características es necesario por la dificultad de compaginar deporte y estudios. Si no estás dentro del programa se puede, pero es más complejo”, advierte Torralba.

Las chicas gozan de una beca que se renueva año a año, durante cuatro años. Normalmente entran con 14 y salen a los 18. “Son chicas con una estructura física o con un talento excepcional; o jugadoras que puedan ayudar a crecer estos otros dos perfiles. También hay chicas que no tienen acceso a un buen baloncesto y aquí se les abre esa puerta”, explica el director.

Entrenamiento físico

Las jugadoras del Segle XXI hacen 6 horas semanales de físico en el gimnasio | Foto: Victoria Mag


La captación de jugadoras es minuciosa y se realiza mediante un seguimiento por parte del propio centro y de los gabinetes técnicos de la FEB y la FCBQ. Lo habitual es que cada año se incorporen seis jugadoras. Aunque hay un volumen importante de catalanas, las chicas proceden de cualquier punto de la geografía española. “¿Fácil? No, no es fácil, son niñas de 14 años que dejan a sus familias para venir aquí. Intentamos que estén lo mejor cuidadas posible”, puntualiza Javi Torralba. Por eso, una psicóloga se asegura de que su adaptación sea correcta.

Las que acaban de entrar, nacidas en 2004, forman parte del júnior junto a las del 2003, aunque todas ellas son cadetes. “El ser humano siempre tiende a adaptarse. Tener un reto te obliga a dar tu extra. Para las cadetes sería excesivamente sencillo competir en su categoría y no podríamos llevarlas a otro nivel”, subraya Torralba. Las mayores, del 2001 y 2002, aún no tienen edad para votar, pero ya juegan en Liga Femenina 2.

“Tener un reto te obliga a dar tu extra” -Javi Torralba

A las 12 h nos colamos en una de las aulas de 2º de Bachillerato, donde las mayores del Segle XXI comparten clase con futuras promesas de la natación sincronizada, el vóley o el balonmano. En el Instituto Joaquim Blume los alumnos hacen las mismas horas lectivas que en cualquier otro centro, aunque en 3º y 4º de la ESO les convalidan la Educación Física: con las horas semanales que dedican a entrenar, la convalidación no puede estar más que justificada.

Hoy toca filosofía. Eva, la profesora, dicta unas preguntas e insiste en que aprovechen para consultar las dudas que tengan, puesto que se trata de un repaso para el examen. Cada alumno responde en su cuaderno: cuál es el arjé de Empédocles, las diferencias entre filósofos pluralistas y monistas, quiénes fueron los presocráticos. Después contrastan las respuestas. La primera en intervenir es Carmen Villalobos, alero del sénior del Segle XXI. Lee en voz alta la respuesta a la primera pregunta y la profesora asegura que está perfecta. Carmen sonríe satisfecha, aunque no es nada raro, como buena algecireña ella siempre sonríe. Es la alegría personificada y esto tiene mucho valor en un equipo. “Es extremadamente extrovertida y en pista es igual, siempre está intentando dar al equipo”, observa Torralba.

La exigencia física

Dejamos la filosofía y nos acercamos al gimnasio, donde las júniors están haciendo su sesión de físico. Las séniors ya la han hecho antes de ir a clase, a las 7 h de la mañana. En total tienen 6 horas de físico a la semana.

La preparación física de cada jugadora se planifica a 4 años

La preparación física de cada jugadora se planifica a 4 años | Foto: Victoria Mag


Azahara Fort, la preparadora física, señala el gran cambio que ha sufrido el deporte femenino en los últimos años: “Cada vez estamos tirando más del físico. Las jugadoras son más atléticas y mas ágiles”. Para ello el trabajo físico debe empezar en la base. “Muchas niñas empiezan a jugar a nivel competitivo sin saber correr bien, sin lanzar bien una pelota. El físico que acabamos haciendo a los 14, se debería hacer a los 8-10 años”, observa Fort. “Lo más importante es crear una buena base de habilidades motrices básicas para después poder realizar las habilidades específicas sin riesgo de lesión y al máximo rendimiento posible”.

“Cada vez estamos tirando más del físico” -Azahara Fort

Azahara Fort combina la preparación física del Segle XXI con su trabajo en Blanquerna – Universitat Ramon Llull, donde es profesora e investigadora. Lleva más de diez años en la Blume y asegura que es el trabajo de su vida. “Me pondré a llorar si hablo del Segle XXI”, y mientras lo dice se le humedecen los ojos. “Me gusta dar clases pero entrenar a estas chicas es fantástico. Es el mejor trabajo que puedes tener”.

Y es que formar parte del cuerpo técnico del Segle XXI no es un trabajo cualquiera. Nos damos cuenta también cuando hablamos con otra de las veteranas de la casa, Sílvia Font, entrenadora del júnior junto con Javi Torralba. Aprovechamos la calma que hay en el pabellón mientras las chicas comen y descansan en sus habitaciones para hablar con ella.

“El Segle XXI ya forma parte de mi ADN”, dice entre risas. “Es muy enriquecedor ver el crecimiento que tienen las chicas y la satisfacción de saber que muchas han conseguido su objetivo: llegar arriba, en equipos, en selecciones”.

La escuela de la vida

Por sus manos han pasado infinidad de jugadoras y es que Sílvia Font lleva en el Segle XXI desde el 92, con un pequeño parón de 3 años en 2004, en el que se fue a entrenar al UB Barça. “Una de las que recuerdo más es Marta Fernández, porque nos dio un trabajo enorme. Otra, Cindy Lima, era todo un personaje. Pero consiguió llegar. O Laura Nicholls: era muy complicada, luego maduró. Alba Torrens era la rebeldía pura. A veces las que no se dejan modelar son las que acaban llegando más arriba”.

«A veces las que no se dejan modelar son las que acaban llegando más arriba» –Sílvia Font

El equipo técnico del Segle XXI tiene muy claro que el baloncesto es una herramienta para enseñar. ¿Pero qué enseña el baloncesto? “Es la vida misma. Tienes que aprender a pasarlo bien, a pasarlo mal, a compartir, a tener frustraciones, a saber solucionarlas, a enfadarte: todo esto en un espacio muy reducido, con gente con la que tienes que aprender a convivir”, señala Sílvia Font.

A las 16 h el júnior empieza el entreno en pista. Javi Torralba y Silvia Font tienen paciencia. Cortan el ejercicio las veces que haga falta. Se paran a rectificar detalles muy concretos. Tienen 14 horas de pista semanales, tiempo de sobras para entretenerse hasta con el último detalle. “Es evidente que cuando alguien entrena muchas más horas, la probabilidad de que esté arriba es mucho más alta”, comenta Font. Para ella está claro que “Segle XXI es el trampolín”.

«Segle XXI es el trampolín» –Sílvia Font

¿Talento o actitud?

Mientras el júnior entrena llega Isaac Pujol. Tras la marcha de Iván Torinos, ahora él es el máximo responsable del sénior de LF2. “A la vez que es una responsabilidad es un reto. Las personas que han estado los últimos años a cargo del Segle XXI han sido muy relevantes y estar a su altura va a ser muy complicado pero lo intentaremos”, comenta el técnico. Asegura que competir en una categoría superior a la que les tocaría por edad “hace que el nivel de exigencia sea muy alto. Para nosotros la competición es muy dura, lo normal es que solamos perder más partidos que los que ganemos”.

Entrenamiento Sénior Segle XXI

El Segle XXI entrena 14 horas a la semana en pista | Foto: Victoria Mag | Foto: Victoria Mag


Para Isaac Pujol, aquello que determina que una jugadora pueda llegar a triunfar es su capacidad de trabajo y de esfuerzo: “El talento facilita, pero la actitud es imprescindible. Sin actitud seguro que no triunfas”. Esta es una de las consignas que toda jugadora del Segle XXI tiene grabada a fuego. Aprovechamos que aún queda un rato para el entreno del sénior para hablar con dos de sus integrantes.

«Sin actitud seguro que no triunfas» –Isaac Pujol

Todo por un sueño

Helena Pueyo y Carmen Villalobos conviven las 24 horas del día en la residencia Blume y este año cumplen su segunda temporada en LF2. A sus 17 años ya saben qué es la lucha y el sacrificio. Helena es diabética pero la enfermedad no la ha desviado del camino que ha escogido para llegar a la élite del baloncesto. Carmen ha superado una grave lesión que la hizo estar un año apartada de las pistas, tras pasar por el quirófano. Para sus entrenadores, Helena ejemplifica el talento; Carmen, la actitud.

Helena Pueyo y Carmen Villalobos

Helena Pueyo y Carmen Villalobos cumplen su segunda temporada en LF2 | Foto: Victoria Mag


Se están planteando seguir su formación en una universidad norteamericana. Helena quiere estudiar nutrición; Carmen duda entre la ingeniería informática y la robótica. Las dos sienten admiración por Maya Moore y Alba Torrens, y no solo tienen muchas cosas en común, también comparten un mismo sueño: convertirse en jugadoras profesionales y vestir la camiseta de España con la selección absoluta. Por eso están aquí. “Me gustaría jugar un Mundial, un Europeo”, dice Carmen, “pero vamos paso a paso y lo que venga vendrá. Hay que trabajar día a día”. Helena reconoce que “es bastante complicado, pero yo creo que si trabajas cada día y te esfuerzas, puedes intentar conseguir tus sueños”.

Javi Torralba corrobora que llegar a la selección absoluta “es el sueño de todas ellas cuando entran aquí”. A las 18:15 h toca ponerse manos a la obra para acercarse un poco más a ese sueño, y Helena y Carmen se unen al resto de su equipo para entrenar a las órdenes de Isaac Pujol y Álex Rodríguez.

Álex Rodríguez e Isaac Pujol

El tándem Àlex Rodríguez e Isaac Pujol entrena el sénior de LF2 | | Foto: Victoria Mag


“Las jugadoras del Segle XXI tienen los medios y están en el sitio adecuado para poder soñar. Pero no todo vale con soñar. Se requiere un trabajo, un esfuerzo, que te respeten las lesiones. Hay muchos factores que intervienen en el futuro”, apunta Isaac Pujol. Y afirma que actualmente el equipo cuenta con “algún perfil de jugadoras que si siguen en una línea ascendente, y nosotros hacemos bien nuestro trabajo en el centro, en un futuro pueden tener opciones de ser profesionales, incluso algunas pueden tener opción de selección”.

Una filosofía de vida

Javi Torralba ya ha acabado por hoy su jornada y se sienta a ver el entreno. Considera que las jugadoras formadas en el Segle XXI “tienen un patrón muy parecido de ética de trabajo”. Ese es el sello marca de la casa, pero no se pretende formar un solo tipo de jugadora con unas cualidades determinadas. Y es que en la fábrica de talento del baloncesto español no se trabaja en serie, sino al contrario, se trabaja sobre cada jugadora de una forma totalmente personalizada. “Lo que intentamos es que lo que ella trae muy bueno hacerlo excepcional. Trabajar sobre sus fortalezas para que ese sea el factor diferencial”.

¿Y cuál es el futuro inmediato de las chicas cuando salen de la Blume? “Hay dos vías muy claras: LF o LF2 y las universidades americanas, con becas para jugar y estudiar”, comenta. “Las chicas son bastante maduras y son muy conscientes de que, por desgracia, en el deporte femenino siempre tienes que tener el plan B. Saben que estudiar es fundamental”.

«En el deporte femenino siempre tienes que tener el plan B» –Javi Torralba

El entreno del sénior acaba a las 20.30 h. Después, ducha, deberes y cena antes de acostarse. Mañana será otro día.

En Victoria Mag nos vamos con la sensación de que la vida en la residencia Blume es muy intensa. Si sus paredes hablaran, lo harían de trabajo, de esfuerzo, de constancia, de valores. De lágrimas y de risas. De sueños. De vida. Porque el Segle XXI no es solo una forma de entender el baloncesto: es toda una filosofía de vida. La filosofía de vida de las más valientes.

Laia Palau

Laia Palau: «No es que queramos ganar; queremos ser mejores»

Internacional desde el 2002, tiene un palmarés tan extenso que no cabe en un solo párrafo. Laia Palau (Barcelona, 1979) ha ganado todo lo que se puede ganar mientras Estados Unidos sea de otro mundo. Pero su mejor logro no es la plata olímpica, la plata mundial o el oro europeo. El logro es no […]

Entrevista Anna Casarramona

Anna Casarramona, la heroína de los 105 segundos

Lleva prácticamente toda la vida encima de unos patines y lo ha ganado absolutamente todo, pero Anna Casarramona toca de pies en el suelo. Y es que dedicarse al hockey siendo mujer no permite hacer castillos en el aire. Sobre todo, si a la mañana siguiente de proclamarte campeona de Europa tienes que levantarte para […]