Anna Casarramona: El deporte es un reflejo de la sociedad

Cuando naces en una de las cunas del hockey no es extraño que aprendas a patinar antes que a leer o a escribir. Anna Casarramona (Manlleu, 1994) lo hizo a los 3 años, imitando a su primo Valentí, y fue la primera niña del Club Patí Manlleu. Con 15, debutó en la máxima categoría del hockey estatal y menos de una década después lo ha ganado todo, a nivel de clubs y con la selección española. El último título, un oro europeo al que el huracán Leslie convirtió en épico y de paso, en mediático.

Después de dos temporadas en Gijón, Anna Casarramona ha vuelto al club de casa, dispuesta a dar el máximo para ganarlo todo.

Anna Casarramona

Anna Casarramona, dispuesta a ganarlo todo con el CP Manlleu | Foto: Victoria Mag


¿Por qué no continuaste en Gijón?

Con el cambio de entrenador el proyecto cambió y vi que no tenía cabida en él. Y decidí volver a casa, echaba mucho de menos la familia y los amigos. En el Manlleu estoy muy bien.

Ganaste dos Ligas y una Copa de Europa. El balance es positivo.

Totalmente. Estoy muy contenta de haber jugado allí. En Gijón tratan el hockey de una manera muy profesional, sobre todo el femenino. Entrenábamos cuatro días a las semanas y el nivel del equipo era muy alto. Además, en esos dos años me saqué el Máster de Formación del Profesorado en la Especialidad de Educación Física para ser profesora de secundaria.

¿Qué has aprendido allí?

Era la primera vez que salía de casa y tuve que espabilarme. He aprendido a tener más confianza en mí misma y he madurado como persona y como jugadora.

Y ahora tu experiencia es un refuerzo clave para el CP Manlleu. ¿Cuál es el objetivo de la temporada?

Tenemos equipo para competir en las tres competiciones, ese es el objetivo a nivel competitivo. Por otro lado, alcanzar la mejor versión a la que pueda llegar el equipo. Individualmente también es lo que intento, llegar a mi mejor versión.

Anna Casarramona entrenando

En este inicio de liga Anna Casarramona es una de las cinco máximas goleadoras. | Foto: Victoria Mag


¿Eso es lo que te motiva para seguir ganando, después de haber ganado todos los títulos posibles?

Sí, Alejandro Domínguez llegó a la selección en 2015, en el Europeo de Matera, y recuerdo que nos hablaba de llegar a nuestra mejor versión, más allá de ganar. Ganar títulos está muy bien, es una recompensa enorme, pero yo quiero seguir aprendiendo y disfrutando del camino, que es lo que yo creo que a las deportistas nos motiva más.

¿Guardas las medallas en algún sitio especial?

Están en una estantería en casa de mis padres.

¿En un cajón? ¿O las tienes expuestas?

Sí, pero cada vez me gusta menos exponerlas. No les doy mucha importancia. A todo lo que le doy importancia lo llevo conmigo, y el tema de las medallas cada vez me gusta menos.

¿Y cuál es el secreto de esta selección que lo gana todo?

Tenemos muy buen equipo. El grupo lo empezó a formar Alberto Mazón y se ha mantenido todos estos años, algunas jugadoras han cambiado, pero el bloque es más o menos el mismo. Somo un grupo humano muy fuerte, somos amigas, confiamos las unas en las otras, y esto es clave para poder dar el máximo como equipo.

“A todo lo que le doy importancia lo llevo conmigo, y el tema de las medallas cada vez me gusta menos”

¿Cómo se vive la noche antes de una final?

Estás muy nerviosa, es evidente. Recuerdo que en el Mundial de Chile del 2016, ganamos la semifinal contra Argentina a gol de oro, fue un partido durísimo, me vacié en la pista y lo di todo. Cuando llegué al hotel no podía dormir y al día siguiente teníamos la final contra Portugal. ¿Cómo lo haces? Necesitas dormir, comer, y aquel día no puedes…

¿Ganar un oro tiene una parte de sufrimiento?

Llevas mucho tiempo luchando para que llegue ese día y sacas las fuerzas de donde sea, pero normalmente es un partido muy duro, hay ratos en que lo disfrutas pero sufres muchísimo.

La final del Europeo de este otoño ante Portugal tuvo que aplazarse cuando quedaban 105 segundos por culpa del huracán Leslie. ¿También hubo sufrimiento en esos 19 días que hubieron de por medio?

A la mañana siguiente ya estábamos en casa y era una sensación muy rara. Nos llamamos con algunas de la selección y decíamos: “¡Cómo puede ser que después de haber entrenado tanto, no sepamos si hemos ganado o no!”. No poder acabar el partido… era una sensación terrible.

Pero preparasteis a conciencia los 105 segundos que quedaban por jugar.

Sí, entrenamos las diferentes posibilidades que podrían darse en la final e hicimos muchos partidos 1’45”, esto nos ayudó a estar más tranquilas.

Y sellaste la victoria con una falta directa.

Estaba muy segura de lo que iba a hacer. Me puse allí y dije: “Va por ti, yaya”. Le dediqué el gol a mi abuela, porque murió hace un año y aquel día toda mi familia estaba reunida, era un día muy especial para ella. Y yo sabía que esa bola entraría.

Y entró. Fuisteis campeonas de Europa, pero al día siguiente…

Vuelves a casa y toca ir a trabajar y a entrenar.

¿No te puedes ganar la vida jugando al hockey?

Siendo mujer, puedes mantenerte… pero ganarte la vida no.

¿Y tú cómo te la ganas?

Estoy buscando trabajo de profesora de Educación Física de la ESO. Desde septiembre trabajo de monitora de comedor, de lunes a viernes, de 12 a 15 h. Luego estoy de coordinadora de la base del club, entrenando los pequeños de la escuela y un benjamín.

“Siendo mujer, puedes mantenerte… pero ganarte la vida no”

¿Por qué crees que existe tanta desigualdad entre el deporte masculino y el femenino?

El deporte es un reflejo de la sociedad. Y la mujer está discriminada en los diferentes ámbitos: actrices, escritoras, deportistas, periodistas… Lo sufrimos todas y a mí me ha tocado sufrirlo desde el deporte. Me gusta luchar desde dentro, desde la educación, formándome como entrenadora y luchando mucho como jugadora.

EL TEST DE ANNA CASARRAMONA

¿De quién es fan en Twitter? ¿Qué es lo que más le indigna? ¿A qué serie está enganchada? Anna Casarramona, jugadora del CP Manlleu y de la selección española de hockey, responde al test de Victoria Mag.